reblog2 hours ago4 notesviasource
#me*

A pool…conversation? | Emmett&Rossy

emmett-blade:

Claro, probablemente llevas una fiera interior — aseguró, sonriendo burlón ante el gesto de la rubia, y le aventó un beso infantilmente. — Suena interesante, ¿No quieres recomendarme para que me contraten? — preguntó divertido, ampliando una gran sonrisa en sus labios. — Bueno sí, lo sé, eres una buena hada madrina — asintió de igual manera, soltando una pequeña risa. — ¿Por qué creería eso? ¿Será acaso que eres muy loquilla? — inquirió, jugando con sus cejas de arriba abajo. Momentáneamente sintió el acercamiento de la rubio, alzó una ceja en el momento que ésta le quitaba las cosas de su bolsillo y, ni alcanzó a preguntar el porqué, cuando en un pestañeó ya hacía dentro de la piscina, rodeado del agua que contenía. — ¡Tienes suerte de que esté tibia! — le gritó formando un puchero entre sus labios, mientras refregaba sus ojos tratando de quitar el líquido que se encontraba dentro sus ojos.  Al lograrlo se dirigió rápidamente hacia quién había provocado su caída, subiendo al borde  y  tomándola en brazo como podía.

—Si claro— movió sus manos como si fueran garras, haciendo una mueca divertida para luego reír. — Quizás les diga que te contraten, así será todo un hado madrino — sacó la lengua entretenida, para luego negar y reír mientras rodaba sus ojos. — Soy como me ves, además fue todo lo contrario, pensó que no podría soportar tanta gente, las cámaras, todo eso. —Se explicó para luego reír al ver el rubio caía al agua, sonrió mostrando los dientes, para luego soltar una carcajada al ver su puchero. Lo quedó mirando hasta cuando estuvo nuevamente a su lado — No soy tan mala, al menos saque las cosas que tenías en los bolsillos — le dijo para luego soltar una gritillo cuando este la tomó en brazos. 

nick-blackthorne:

No, no tengo mentas. —Negó con la cabeza levemente, frunciendo los labios y alzando ambas comisuras en una sonrisa.— ¿Entonces a dónde quieres ir? No voy a cargarte por todo el hotel, eh.. —Inquirió soltando una fugaz risa casi inaudible.— Mi habitación está más cerca. —Agregó.—

image

— Que lastima — mordió su labio tratando de parecer triste mientras ladeaba su rostro. — No necesito que me lleves, puedo caminar y si caigo, me levantaré. — alzó los hombros para luego reír. — Está bien, vayamos a tu habitación. Así luego puedo caminar con mas decencia. ¿Para donde es? — A pesar de la pregunta comenzó a caminar hacía un lado, aunque no tenía idea donde estaba la habitación del castaño. 

Rossellen Voulgaris by Fabrizio Maltese

i-geofletcher:

Rió ante el pequeño gesto de su amiga —Solo una mala semana,en serio,no te preocupes— al escuchar lo que le contaba carcajeó divertida —¿Como pude haberme perdido eso? ¡Cuéntame!—

image

— Está bien, te creeré — sonrió a la chica y luego negó alzando sus brazos. - Prometo llamarte la próxima vez que me emborrache y pase vergüenza. Solo espero no caerme de nuevo, realmente me acuerdo de la mitad. — soltó una carcajada.

 

i-geofletcher:

Suspiró con pesadez y asistió —Solo ha sido una mala semana— confesó tratando de no dar tanta importancia al tema —Pero supongo que ya pasara—

image

— Tiene que pasar, no te quiero ver con mala cara Geo, ni que estés triste — formó un puchero en su labio inferior y luego rió con suavidad. — Yo la he pasado bien, hasta he pasado vergüenza borracha — le comentó, como una anécdota. 

Las Vegas son maravillosas

date-ezralh:

A las sexo servidoras, de donde vengo no es muy común encontrarlas 

image

¿Y de donde vienes, chico? Pensé que en todas partes era común eso de las “sexo servidoras”. 

Las Vegas son maravillosas

date-ezralh:

No estoy acostumbrado a esto, lo admito

image

¿A las prostitutas o Las Vegas en sí?

i-geofletcher:

—Esta bien Rossy— dijo con pocos ánimos agarrando el aparato de sus manos —Las dos veníamos distraídas— rió bajito dándole una pequeña sonrisa.

image

— Si, las dos veníamos bastante distraídas. — le sonrió de la misma manera. — ¿Pasa algo bella?, te veo algo desganada. — le comentó con sinceridad mientras arreglaba un mechón de su cabello. 

© alphaelenas